Categoría

Telar por el mundo

Telar por el mundo

Telar por el Mundo: Maya

Los mayas desarrollaron una civilización esplendorosa, de la que se conocen por todo el mundo aspectos como la arquitectura monumental o su escritura compleja, pero también tuvieron una rica tradición textil que ha logrado sobrevivir pese al paso del tiempo.

Fue la diosa de la luna, Ixchel, la que otorgó a las mujeres el arte de tejer; ella les dio los telares y las instruyó sobre los símbolos sagrados que habían de utilizarse para ilustrar las telas. Actualmente, con la globalización, las migraciones de población, la industrialización del tejido y la aparición de nuevas telas se está perdiendo el arte ancestral. Exotismo, color, variedad y belleza son términos con los que los viajeros han calificado una y otra vez el arte de vestir de este pueblo de rica historia asentado sobre territorios de México y Guatemala.

Las diferentes fuentes han permitido establecer que las damas mayas vestían de diferentes maneras de acuerdo a su condición social y jerarquía, sin embargo la pieza elemental era el denominado huipil o hipil, que no es otra cosa sino un vestido largo y ancho que cubría sus hombros y llegaba hasta por debajo de las rodillas. Debajo de este hipil utilizaban una falda que complementaba el conjunto.

Estos diseños textiles se lograban mediante el uso del telar de cintura, que hasta la fecha siguen utilizando diversos grupos mayas, especialmente los pertenecientes a las regiones de Chiapas y Guatemala.

El telar de cintura es un instrumento muy simple que consiste en un conjunto de barritas de madera, una soga y una banda o mecapal para sujetar el telar a la tejedora. Para proveer tensión, la barra superior se ata a un soporte fijo y la barra inferior se amarra a la cintura de la tejedora. Una de sus principales ventajas es que permite a la tejedora un control total sobre el trabajo que va realizando. Pequeños cambios del cuerpo pueden lograr variaciones en la textura de la tela.

Más información: http://mayananswer.over-blog.com/http://www.guiarte.com

Telar por el mundo

Telar por el Mundo: Irán

La alfombra persa es un elemento esencial del arte y de la cultura persa, cuya confección se ha convertido en un arte. El tejido de alfombras es, sin lugar a dudas, una de las más elevadas manifestaciones de la cultura y del arte persa, que se remontan a la Edad del Bronce.
El lujo al que se asocian las alfombras persas forma un sorprendente contraste con sus modestos inicios entre las tribus nómadas de Persia. La alfombra era un bien necesario para protegerse del rudo invierno. Posteriormente, se convirtió en una vía de expresión artística por la libertad que conlleva principalmente la elección de colores vivos y de los motivos empleados. Los secretos de fabricación han pasado de generación en generación. Los artesanos utilizaban los insectos, las plantas, las raíces, las cortezas y otros temas como fuente de inspiración.

El telar es la herramienta principal para confeccionar una alfombra. Está constituido por cuatro maderas (en su mayoría), unidas en forma rectangular. La manera de trabajar con esta herramienta, su construcción, la posición de su instalación (horizontal o vertical), el montaje de las urdimbres sobre ella, la solidez de su estructura, todos éstos factores determinan el acabado final de la alfombra tejida en dicho telar.

Hay dos tipos de nudos: el ghiordes o turkbâf y el senneh, o farsbâf. El turkbâf se usa principalmente en Turquía y en el Cáucaso. El farsbâf (fars significa “persa”) se utiliza sobre todo en Persia.

En el turkbâf, la hebra de lana se enrolla alrededor de dos hilos de la urdimbre, de manera que se forma una espiral cuyas extremidades vuelven a aparecer entre los dos hilos (ver dibujo al lado).

En el farsbâf, la hebra de lana forma una única espiral alrededor de uno de los dos hilos de la urdimbre.

Algunos tejedores, queriendo ganar tiempo (aunque se resiente la calidad de la alfombra), anudan las hebras de lana en dos hilos de la urdimbre. Los nudos se llaman entonces turkbâf jofti o farsbâf jofti.

Las dos guerras mundiales representan un periodo de declive para las alfombras persas. La producción se reanuda después de 1948, y desemboca en lujosísimas alfombras gracias al mecenazgo de los Pahlevi. En 1949, el gobierno iraní organiza una conferencia en Teherán para remediar los problemas de descenso de la calidad de las alfombras, constatados desde hacía más de sesenta años (uso de anilina y de colorantes al cromo, descenso de la calidad de los diseños, uso del nudo jofti). A raíz de esta conferencia, el gobierno tomó una serie de medidas que condujeron a una renovación de la alfombra persa.

Más información en: www.homayun.es

Telar por el mundo

Telar por el Mundo: China

En el arte tradicional chino de tejer el brocado yunjin de Nanjing, dos artesanos manipulan las partes superior e inferior de un gran telar sumamente complejo para fabricar tejidos provistos de materiales finos como plumas de pavo real e hilos de seda y oro. Utilizada antaño para confeccionar los atuendos imperiales –en particular, las togas del dragón y de la corona–, esta técnica se sigue usando para fabricar vestidos suntuosos y recuerdos.

Se conserva esencialmente en la provincia de Jiangsu, situada al este de China, y comprende más de cien procedimientos que van desde la fabricación de los telares al diseño de los motivos, pasando por la creación de cartones “jacquard” para programar los patrones del tejido, por el montaje de los telares y por las múltiples etapas del tejido propiamente dicho. Mientras “separan la urdimbre” y “pasan la trama” los tejedores cantan tonadas mnemotécnicas para recordar las técnicas que utilizan, creando así en los telares una atmósfera solidaria y artística a la vez.

El brocado Yunjin de Nanjing se teje a mano, en un trabajo que combina la labor de un tirador y un tejedor. La operación exige de alta intensidad de trabajo y alto nivel técnico. El brocado Yunjin está dividido principalmente en cuatro tipos: tejido de oro, brocado-galería, satén-galería y brocado con flores.

Estos artesanos consideran que su quehacer forma parte de una misión histórica porque la técnica del brocado yunjin, además de utilizarse para confeccionar tejidos de uso contemporáneo, se usa para reproducir tejidos de seda antiguos destinados a museos y trabajos de investigación. Renombrado por el esplendor de sus tejidos “similares a las nubes”, el arte del brocado yunjin goza de un aprecio general en todo el país.

Actualmente los diseñadores han querido rescatar esta técnica, es el caso de la casa de modas NE Tiger de quienes les dejo algunas fotos de su colección trabajada en esta técnica.

Más información en: http://www.unesco.org

Telar por el mundo

Telar por el Mundo: Brasil actual

El trabajo en telar siempre es asociado más a lo femenino y no existen muchas propuestas para sastrería masculina, acá les presento el increíble trabajo de dos diseñadores Brasileños, usaron telar de pedal, intervinieron el tejido y trabajaron con distintas texturas.

Ellos son: John Pepper y Joao Pimenta

Telar por el mundo

Telar por el Mundo: México

Los textiles son una de las más importantes manifestaciones del arte popular mexicano. Sus orígenes se remontan a la época prehispánica y hablar de ellos resulta complicado debido a la enorme variedad de piezas que se confeccionan allá.
Uno de los aspectos más interesantes del arte textil en México es que no han perdido sus raíces indígenas, aunque los colonizadores introdujeron en el siglo XVI tecnologías provenientes de Europa que fueron adoptadas y adaptadas por las comunidades indígenas.

Cuando los españoles llegaron a México encontraron talleres de prendas de vestir con todas las de la ley. Los indígenas utilizaban los telares de cintura para confeccionar sus piezas, desde el típico huipil, que es una especie de blusa sin mangas en forma de cuadro o rectángulo, hasta los sarapes, jorongos, morrales y quechquémetls. Además del tejido, se dedicaron a los bordados y en nuestros días podemos ver y disfrutar del colorido y el encanto de semejantes piezas. Los colores de las prendas poseen un carácter simbólico y hasta mítico, ya que constituyen representaciones de sus creencias ancestrales.

Hoy en día lo más admirable es ver como los integrantes de una cultura tan compleja en el ámbito textil, son capaces de rescatar estas técnicas para insertarlas en el mercado actual. Les presento el trabajo de las diseñadoras Mexicanas Paulina y Malinali, son un bellísimo ejemplo de como las técnicas tradicionales pueden estar presentes en la alta costura.

Más información en: http://cubalatino.blogia.com